México relaja restricciones al maíz transgénico

México relaja restricciones al maíz transgénico

México relajó este lunes la normativa sobre la prohibición del uso de maíz transgénico en el país, según explicó la Secretaría de Economía (SE) a través de un comunicado. Entre las últimas modificaciones emitidas en un nuevo decreto, señala que el veto al maíz transgénico afectará exclusivamente su uso para el consumo humano (“la masa y la tortilla”), pero que “no afectará” su uso comercial ni en el importaciones Además, elimina el plazo para acabar con el uso de semillas transgénicas “para forraje e industria”, que había sido fijado para enero de 2025.

La decisión del gobierno mexicano se produce apenas tres días después de que Estados Unidos exigiera a México una explicación de los fundamentos científicos en los que basó su veto al maíz transgénico, fijando como fecha límite de respuesta el martes 14 de febrero. En ese contexto, la autoridad “explícitamente” establece que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) realizará investigaciones científicas sobre los posibles impactos del maíz transgénico en la salud humana.

Los límites establecidos por el Ejecutivo mexicano señalan que el uso de maíz transgénico solo estará prohibido para el consumo humano, punto que no quedó claro en el decreto inicial. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha intentado prohibir el uso de maíz transgénico en el territorio desde el 31 de diciembre de 2020, fecha en la que se establecieron las normas para proteger el maíz nativo y la salud de la población. contra los agroquímicos. “Si hay que decidir entre salud y mercantilismo, elegimos la salud”, dijo el presidente en una de sus conferencias matutinas.

La Administración considera que la prohibición del uso de maíz transgénico para consumo humano no afecta las exportaciones ni las importaciones. “México es más que autosuficiente en la producción de maíz blanco libre de transgénicos”, afirma en el comunicado. Pese al autoabastecimiento de maíz blanco, el país latinoamericano depende de las importaciones para cubrir las tres cuartas partes de sus necesidades de grano amarillo, destinado principalmente a la alimentación animal y cuyo cultivo utiliza transgénicos.

El impacto de una posible eliminación del uso de maíz transgénico en el país tendría un fuerte impacto en el comercio con EE.UU. en esta materia, ya que México es su principal comprador. En 2021, las importaciones desde EE. UU. ascendieron a 16,8 millones de toneladas, por un valor de 4.700 millones de dólares. En su mayor parte, el maíz comprado por México era amarillo.

Los nuevos límites establecidos por el Ejecutivo mexicano señalan que el uso de maíz transgénico solo estará prohibido para el consumo humano, punto que no quedó claro en el decreto inicial. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha intentado prohibir el uso de maíz transgénico en el territorio desde el 31 de diciembre de 2020, fecha en la que se estableció la normativa para, según el Gobierno, proteger el maíz nativo y la salud de los la población contra los agroquímicos.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país