La reforma del artículo 33: la tarea pendiente de México con sus extranjeros

La reforma del artículo 33: la tarea pendiente de México con sus extranjeros

El expresidente mexicano Felipe Calderón y el politólogo morenista Abraham Mendieta.Getty Images / Recursos humanos HH

Era un día tranquilo de principios de diciembre cuando Felipe Calderón, expresidente de México, incendió las redes sociales con la publicación de un Pío, en el que pedía la expulsión de Abraham Mendieta, politólogo español afín a Morena, el partido del actual presidente. “El que debería ser expulsado del país por intervenir en asuntos políticos eres tú. Artículo 33: ‘El Ejecutivo de la Unión… podrá expulsar a los extranjeros del territorio nacional… Los extranjeros no podrán en modo alguno inmiscuirse en los asuntos políticos del país.’ ¡Fuera Mendieta para entrometidos!”. Calderón rescató así el famoso artículo 33 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que desde su versión de 1857 establece que los extranjeros que intervengan en la política pueden ser expulsados ​​por el Poder Ejecutivo sin consideración alguna.

Más allá de la broma, este gesto llevó a López Obrador a tomar cartas en el asunto, defender a su amigo y proponer la derogación del artículo 33. “Son puro corazón”, dijo el mandatario en su conferencia matutina del 16 de diciembre. Se refería a Mendieta. y su novia, la diputada de Morena Andrea Chávez. “Y Calderón pide que se les aplique el 33. ¡Es una exageración! Abraham, tienes todo nuestro apoyo”, dijo, antes de hacer una pausa y continuar: “Sí, estoy pensando incluso en derogar la 33″. Las consecuencias políticas de estas palabras van más allá de la derogación de una ley, y ahondan en un tema de larga data en México: la intervención de asesores extranjeros en los partidos políticos siempre ha servido como arma arrojadiza contra el partido que los contrató. .

Una semana después de las palabras de López Obrador, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López, compareció en la conferencia de prensa para anunciar que, en línea con lo ordenado por el presidente, habían eliminado la condición de persona non grata a todas las personas declaradas como tales por los expresidentes Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018). De un plumazo, figuras tan relevantes como el cantante Manu Chao, y otros tan cuestionados como Kim Hyong Gil, recuperaron el derecho a regresar al país. El entonces embajador de Corea del Norte en el país fue declarado persona non grata por apoyar públicamente las pruebas de armas nucleares que estaba realizando su país.

Durante el sexenio de Calderón, 13 personas perdieron el derecho a viajar al país, en todos los casos por motivos políticos, por defender posiciones de protesta contra el gobierno. Valentina Cortés Torrida fue considerada una “agitadora” en el conflicto agrario en San Salvador Atenco. El 3 de mayo de 2006, los manifestantes realizaron acciones de protesta para impedir la construcción de un aeropuerto en las inmediaciones de la localidad. El balance de ese día fue de 101 personas detenidas, y el 4 de mayo las autoridades arrestaron a otras 106 personas. Muchos extranjeros que protestaron por estos hechos fueron declarados persona non grata: Cristina Valls Hernández, Manu Chao, María Sostres. Todos ellos han sido liberados de su condición de tales y pueden regresar al país.

El artículo 33 representa ese derecho —que ningún país democrático más que México se atribuye— a que sus extranjeros no intervengan en la política nacional. Sin embargo, como dice Manuel Becerra Ramírez en su ensayo El artículo 33 constitucional en el siglo XXI: “El modelo de expulsión de extranjeros adoptado por México responde a un momento histórico determinado por las fuertes amenazas del exterior que sufría el joven Estado mexicano”. Y continúa: “Desde el nacimiento del Estado mexicano, las relaciones con los extranjeros no han sido fáciles”. El ambiente internacional hostil, caracterizado por un vecino del norte con ambiciones expansionistas, o los remanentes eclesiásticos, militares y políticos de españoles que ocuparon importantes cargos tras la independencia, hacía comprensible un mecanismo como el del artículo 33. Sin embargo, la facultad del Ejecutivo para expulsar a los extranjeros era una potestad “esencialmente política”, y nunca fue pensada ni entendida como un mecanismo alternativo o sustitutivo de la extradición, afirma el ensayo.

La Constitución de 1857 fue la primera en incluir una versión similar a la del artículo actual: “Tienen derecho a las garantías otorgadas en esta Constitución, salvo en todo caso la facultad que tiene el gobierno de expulsar al extranjero pernicioso”. Aunque, aun entonces, hubo voces en contra que se manifestaron en la Comisión Constituyente, por la ausencia de posibilidad de recurso por parte del extranjero expulsado, quien no tendría más remedio que quedarse con sus pertenencias y salir del país. Finalmente, se establece el tenor en la Constitución de 1917: “El Ejecutivo de la Unión tendrá la facultad exclusiva de hacer salir del territorio nacional de inmediato y sin necesidad de juicio previo a todo extranjero cuya permanencia estime inconveniente”.

José Ramón Cossío, ex integrante de la Suprema Corte de Justicia de la Nación entre 2003 y 2018, asegura que esta norma “no está en otras constituciones del mundo, y va en contra de tratados internacionales ratificados por México, como la Convención Americana sobre Derechos Humanos”. “No es lo mismo declarar a alguien persona non grata, que extraditarlo por vía judicial, que expulsarlo con el artículo 33″, dice Cossío. “Me parece bien que eliminen esta norma porque así entramos en el proceso general común a toda la gente del país”, dice.

El Ministerio del Interior ha enviado a la Cámara de Diputados la opinión legal para regular el artículo 33 y que el Instituto Nacional de Migración “no puede expulsar de inmediato” a ningún extranjero y “se garantiza el derecho a una audiencia, en caso de que sea señalado para involucrándose en los asuntos políticos del país”, aseguró Adán Augusto López durante la conferencia El dictamen legal podrá ser votado en la Cámara en la próxima sesión.

Tras la noticia, la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México dijo que ya estaba en conversaciones con Manu Chao, a quien había invitado a venir a tocar al Zócalo capitalino, luego de más de 13 años sin pisar el país. De momento no ha habido respuesta por parte de la cantante franco-española. Mientras tanto, Sheinbaum ha sido muy criticada por haber contratado a Antoni Gutiérrez-Rubi, un asesor político español que colaboró ​​en la campaña que llevó a Gustavo Petro a la presidencia de Colombia, y el debate continúa.

Suscríbete aquí a Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país